Familias felices

"Todas las familias felices se asemejan, cada familia infeliz lo es a
su manera", escribió León Tolstoi en su célebre libro Anna Karenina
hace ya muchísimos años, cuando el divorcio no existía ni era
considerado por sociólogos y psicólogos como parte del "ciclo vital".
Hoy nos encontramos con que el concepto de felicidad familiar es otro.
Ha cambiado ¿o no?

Existen familias constituidas en la que se
cumple con el formato tradicional de un padre, una madre y los hijos que
éstos engendraron o criaron desde pequeños, y que no por permanecer
unidas bajo un mismo techo gran parte de la vida son felices.  Y hay
otras en las que las combinaciones son distintas (madre con hijos, con
pareja nueva y viceversa) y han aprendido a ser felices más allá del
ADN.

¿Qué factores contribuyen para que una familia sea feliz?

Sin
ánimo de convertir este post en un guía para la felicidad familiar,
aquí va el resultado de un largo trabajo basado en observaciones
personales y consejos de profesionales, que considero pueden propiciar
el buen clima dentro de una familia, aunque a veces el azar y el mundo
se empecinen en perturbarlo:

- Respetar la intimidad y la
individualidad de cada integrante, así como también la relación de
pareja y la que puede existir entre los hijos más allá de sus padres. Es
bueno que haya momentos para compartir pero también contribuye a la
armonía el no vivir "pegoteados".

- Distribuir equitativamente las
tareas hogareñas, de manera que todos colaboren al sostenimiento del
orden y de esta manera se sienten "partícipes" y no meros "huéspedes" de
esa familia. Algunos lo sentirán como una carga, pero el alivio materno
sin duda redundará en el buen humor familiar.

- Propiciar
actividades conjuntas buscando como único objetivo "divertirse". Para
conocer al otro y reforzar el vínculo, es bueno verlo en situaciones
diferentes a las habituales. Generar buenos momentos es asegurarse un
buen presente y un futuro lleno de gratos recuerdos.

-  Preservar a
los hijos de las discusiones de los adultos, sea entre los padres o de
los  padres con otros mayores. Suele generarles mucha inestabilidad y
angustia este tipo de situaciones que, la mayoría de las veces, tiene
solución aunque en el momento del conflicto no lo parezca.

- Si
hablamos de familias ensambladas (donde hay una mujer o un hombre que
regularmente ejerce el rol de padre pero sin serlo) ayuda a la buena
convivencia que la autoridad recaiga en quien detenta el rol
originalmente. Y que sea él o ella quien, si es necesario, deje bien en
claro cómo son las cosas en "esa" casa. Es bueno que el hijo pueda
construir con la nueva pareja de su padre/madre una relación diferente a
la que sostiene con sus padres.

- Hacerle saber al otro que puede
contar con nosotros cuando tenga un problema, que no es lo mismo que 
tratar de solucionarle sus inconvenientes cada vez que surjan ni
someterlos al debate familiar.

No hay recetas mágicas ni
instantáneas que nos aseguren que podremos cumplir con todos estos
buenos deseos en forma cotidiana. Pero saber qué cosas nos acercan y 
cuáles nos alejan de la felicidad, es una forma de tomar conciencia de
hasta qué punto somos responsables de nuestra vida y de la de  los
miembros de la familia que integramos.

¿Qué otras cosas crees que propician la felicidad de una familia?

 

Cargando...